5 consejos para convertir el fracaso en una oportunidad.

Cuando uno considera emprender, no deja de pensar en cómo tener éxito en sus proyectos y hacerse millonario. En ocasiones nos dedicamos a leer consejos o escuchar las historias de los empresarios más famosos para tratar de identificar cómo lograron tener un negocio exitoso. Sin embargo, dejamos de lado el leer, escuchar y aprender de los fracasos, siendo que en muchas ocasiones estos casos pueden dejarnos enseñanzas más valiosas que las historias de éxito.

Es muy fácil sentirnos impresionados por el éxito de reconocidos empresarios, el problema es que sólo estamos conociendo las historias del 1% de los emprendedores que la supieron “armar”, mientras que ignoramos los fracasos y las barreras que superaron el otro 99%. El problema inicia cuando emprendemos y sólo usamos como referencia las historias de éxito, ya que esto podría ocasionar frustración por no obtener los resultados que esperábamos y por ello dejamos de lado nuestros proyectos.

El escuchar y conocer de todo aquel que ha tenido grandes dificultades, puede ser de gran ayuda para nosotros aun cuando no sea un empresario exitoso. Hay emprendedores que tienen grandes experiencias de las que podemos aprender; por ejemplo, mi amigo Fernando C puede haber intentado mil formas para hacerse de clientes por internet y aunque todavía no logra consolidar su negocio después de varias búsquedas, al menos ya sabe cuáles no le funcionan para su mercado.

Podría ponerte varios ejemplos de fracasos, pero lo más importante es vivirlos nosotros, dejar de tenerles miedo y saber que lo peor que podemos sacar de ellos son grandes lecciones de vida que valen millones. Aquí te paso 5 consejos para emprender con el fracaso como aliado.

1. Hazte amigo del fracaso.

Acércate a algún empresario que conozcas y pídele que te cuente alguna de sus historias de fracaso o busca en internet. Lee, escucha y aprende tanto del fracaso como buscas aprender del éxito, al final te puede acompañar durante toda tu vida como emprendedor o empresario.

2. Llama al fracaso por su nombre: experiencia.

Toma cada esfuerzo fallido como algo positivo, como algo que te deja una lección y le da valor a tu vida. Si te concentras en tomarlo como una derrota será más fácil para ti encontrar razones para abandonar tu sueño, el fracaso es una oportunidad para aprender y empezar de nuevo.

3. Cambia de camino, pero no de destino.

Aprende tanto de tus éxitos como de tus fracasos y haz que ambos te ayuden a redefinir tu camino, fracasar no es el fin de tu vida como emprendedor. Si no lograste tener éxito con tu idea no te des por vencido, siéntate a analiza todo lo que te llevó a fallar y sé consciente de ello para no repetir los mismos errores.

4. Fracasa rápido y seguido.

No me refiero a “lanzarte al ruedo y apostarlo todo”, me refiero a que si quieres saber si vas a tener éxito con tu idea, experimenta haciendo pruebas pequeñas y con diferentes acciones, así los riesgos serán menores pero los aprendizajes los mismos.

5. Hagamos redes de fracasos.

Este es el último y el más importante. No te avergüences y escondas tus fracasos, siéntete orgulloso de haber sido lo suficientemente valiente para salir de tu zona de confort y tomar el riesgo, y comparte tu historia para que aquellos que van empezando no cometan los errores.

Por último, te dejo con esta idea: si no intentas algo por miedo a fallar, estás derrotado, pero si sabes que los fracasos son enseñanzas la tienes de ganar.

¡Hasta la próxima!

Ing. Luis Naranjo Lara

Presidente de la Comisión de Empresarios Jóvenes

Coparmex Tijuana